Historias
de Tequila

¿El Tequila o Tequila?

Tequila tiene tantos colores y sabores, tiene planes y sitios para visitar en un solo día o varios.

No se sabe exactamente qué fue primero: el vino mezcal –así le llamaban al tequila cuando empezaron a producirlo– o los relatos... pero están muy relacionados.

En Tequila, el aguardiente y la tradición han generado leyendas de terror que le dan otro color a las fachadas coloniales que adornan el pueblo mágico.

Tequila Pueblo Magico

La Ciudad de Tequila, cuna de la tradición tequilera de México, se convirtió en el 2003 en un Pueblo Mágico. Su nombre viene de la voz náhuatl “Tecuilan” que significa “lugar de tributos”. Tequila es una ciudad del estado de Jalisco, en el centro de México se localiza casi al centro del estado de Jalisco ligeramente al poniente, limita al norte con el estado de Zacatecas y San Martín de Bolaños, al sur con los municipios de Ahualulco de Mercado, Teuchitlán y Amatitán, con una población 40.697 (2010).

Es conocida por la producción de tequila. La ciudad está cerca de los pies del volcán de Tequila y la rodean campos del ingrediente principal de este licor, la planta del agave azul.

El proceso de producción se puede observar en varias destilerías y haciendas. Tequila posee un clima subtropical semiárido, con inviernos y primaveras secos y templados.

La temperatura media es de 23,2 °C, con una media de precipitación de 1 073,1 mm (milímetros). Las lluvias ocurren habitualmente entre los meses de junio y octubre.

MAYAHUEL, LA DIOSA DEL TEQUILA

El origen divino de Mayáhuel está registrado en la Histoire du Mechique, un texto de origen náhuatl.

En este relato, Meyehual o Mayahuel era una joven virgen que vivía en el cielo con su abuela Tzintzimitl y sus hermanas las tizintimime, quienes eran estrellas que intentaban impedir que saliera el sol, consideradas como espíritus malignos.

En una ocasión, el dios del viento Ehécatl (una de las advocaciones de Quetzalcóatl) convenció a Mayahuel para que bajase a conocer el mundo terrenal. Ya en tierra se unieron amorosos en un árbol entrelazados de dos diferentes ramas.

Pero cuando su abuela se despertó y no vio a Mayáhuel, llamó a las otras tzitzimime para que bajasen a la tierra a ayudarle a buscar a su nieta.

Cuando llegaron al árbol, este se partió en dos y al descubrir la abuela a su nieta como una rama desprendida, la despedazó y dejó que las tzitzímitl devoraran sus despojos. Sin embargo, la rama en que se había convertido Quetzacóatl permaneció intacta.

Cuando se alejaron, Quetzacóatl tomó cuidadosamente los restos de la joven virgen y los enterró. De ello brotó la planta del maguey, la cual era imagen de la diosa dadora de numerosos mantenimientos, pues no sólo sus partes eran usadas como alimento sino también para la vivienda y el vestido, además de proporcionar su savia o aguamiel, que al fermentarse era usado en las ceremonias como bebida ritual y ofrenda para los dioses. Así, tras su muerte, Mayáhuel se convirtió en diosa.

Historia del Tequila, la bebida

El tequila es una bebida alcohólica obtenida del destilado, originaria de Tequila, en el estado de Jalisco, México. Se elabora a partir de la fermentación y destilado – al igual que el mezcal, el cual también tiene su origen en Jalisco- del jugo extraído del agave, en particular el llamado «Agave Azul» (Agave tequilana, variedad Azul), con denominación de origen en cinco estados de la República Mexicana (Guanajuato, Michoacán, Nayarit, Tamaulipas y Jalisco ya que en los tres primeros solo se puede producir en algunos municipios, los fronterizos a Jalisco).

Es reconocida como la bebida más representativa de México. Siendo el tequila una bebida distinta al mezcal, se cree que una bebida no tendría ninguna relación en aspectos de elaboración ni destilación con el tequila, pero es de gran importancia mencionar que el tequila es considerado como un tipo específico de mezcal, siendo este obtenido del Agave tequilana de la variedad Weber Azul, siendo que el mezcal en sus distintas variedades puede ser obtenido de catorce distintos tipos de agave. De ahí la frase popular ««se llama Tequila, pero se apellida Mezcal»».

La pureza de un tequila consiste en estar hecho completamente a partir del agave. Cuando un tequila no señala en su etiqueta que es cien por ciento de agave, es un tequila mixto. Esto significa que una proporción de la azúcar obtenida del agave se mezcló con otros azúcares durante su elaboración. Los tequilas mixtos pueden tener un mínimo de cincuenta y uno por ciento de agave y un máximo de cuarenta y nueve de otros azúcares, según la ley mexicana. En los tequilas mixtos, el agave se mezcla con jarabe de maíz o de caña de azúcar.

Según la Norma Oficial Mexicana (NOM) vigente referente al Tequila, existen dos categorí­as, para esta bebida nacional:

Primera categorí­a: El Tequila 100% Agave, el cual debe ser elaborado utilizando el 100 por ciento de azúcares de la variedad azul de Agave Tequilana Weber y sólo del agave que haya sido cultivado y procesado dentro de la zona territorial de la Denominación de Origen del Tequila.

Segunda categorí­a: El Tequila, deberá utilizar al menos el 51 por ciento de la misma variedad y el 49 por ciento restante podrá ser de otro tipo de azúcares naturales.

En ambas categorí­as existen cinco clases, blanco, joven, reposado con dos meses mínimo de reposo en barrica, añejo con un año mí­nimo en barrica y extra añejo con un mí­nimo de tres años en barrica.

Paisaje Agavero y Antiguas instalaciones industriales de Tequila

Este año se cumplen 15 años de su nombramiento como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO, el cual representa un gran reconocimiento a nuestras tradiciones, historia y cultura que surgen del sincretismo de la cultura prehispánica y la española durante la conquista.

El paisaje agavero y antiguas instalaciones industriales de Tequila, en México fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2006.

El lugar de una extensión de 38.658 hectáreas entre el volcán Tequila y el profundo valle del río Grande de Santiago, forma parte de un extenso paisaje de agaves azules, moldeado por el uso de la planta desde el siglo XVI. El paisaje contiene también instalaciones industriales que reflejan el crecimiento del consumo de tequila en los siglos XIX al XX. Actualmente, la cultura del agave está vista como parte de la identidad nacional mexicana.

El lugar incluye también el paisaje vivo y trabajado por la cultura del agave y los lugares urbanos de Tequila, Arenal y Amatitán con grandes fábricas donde la «piña» del agave es fermentada y destilada. El sitio es también un testigo de las culturas Teuchitlán que transformaron el área de Tequila de los años 200 a 900 después de Cristo, a través de la creación de terrazas para la agricultura, la vivienda, los templos, los montes ceremoniales y los campos para jugar a la pelota.

Dicho patrimonio se divide en 2 zonas núcleo, con diferente distinción:

  • Zona núcleo 01: Valle de Tequila y Amatitán
  • Zona núcleo 02: Zona arqueológica Los Guachimontones de Teuchitlán